A nivel mundial existe una enfermedad que no distingue nacionalidad, clase social, cultural y étnica, una gran cantidad de hombres se ven afectados por la disfunción eréctil, también conocida como impotencia, este trastorno afecta el desempeño sexual de la persona al no poder mantener una erección el tiempo suficiente para lograr tener relaciones sexuales.

Aunque es un tema que muchos hombres temen, la información que se da de manera pública es muy poca, dado que incluso en la sociedad actual sigue siendo un tema tabú, sin saber que este problema puede deberse a conflictos físicos o mentales que afectan la duración de la erección.

A continuación plasmaremos los aspectos y características de la enfermedad desde sus posibles orígenes, hasta las diferentes soluciones que se pueden encontrar para combatir la impotencia.

¿Qué es la Disfunción Eréctil?

La disfunción eréctil es una afección que imposibilita al hombre poder llegar a tener una erección, o en caso de lograrla no la puede mantener por un periodo de tiempo necesario para realizar el acto sexual.

Se puede diagnosticar si han transcurrido en un periodo de 6 meses varios eventos de este tipo.

Es muy común que la impotencia se suela presentar con mayor frecuencia en hombres que han cruzado la barrera de los 40 años, aunque esto no es una ley, ya que hay jóvenes con disfunción eréctil, causado por el uso excesivo de drogas y alcohol, aunque suele generarse por diferentes temas físicos que deben ser evaluados, o trastornos psicológicos que imposibilitan la erección.

Disfunción Eréctil

Síntomas de la Disfunción Eréctil o Impotencia

Claramente el síntoma más notorio de la enfermedad en sí, es la incapacidad de conseguir una erección o el hecho de no poder mantener una, sin embargo, existen otros rasgos que son comunes en una persona con el trastorno.

  • Problemas de ansiedad y frustración constante en su entorno personal y laboral.
  • En caso de llegar a conseguir la erección la eyaculación es bastante precoz. Aunque esto es en casos de menor grado, ya que el hecho de no poder mantenerla afecta la generación de semen.
  • Baja autoestima y una conducta de rechazo evidente ante cualquier situación que ponga al individuo en un contexto sexual.

Causas de la Disfunción Eréctil

Como se ha mencionado anteriormente, este trastorno puede ser causado principalmente por enfermedades físicas o por ciertos complejos psicológicos importantes, lo cual genera que el hombre se vuelva impotente cuando antes no era una condición normal.

Entre las causas más comunes se encuentran:

Enfermedades crónicas

Este tipo de enfermedades afectan algún órgano del cuerpo y colocan a la persona en una condición de constantes problemas, no solo de disfunción sexual, sino también en la salud general entre los más comunes están:

  • Diabetes: es una de las enfermedades con mayor índice de relación con la impotencia, la descompensación que produce en el cuerpo aumenta los porcentajes de riesgo de padecer la disfunción hasta en un 30% más de probabilidad.

Un buen control de  la diabetes disminuye el riesgo y permite que se normalicen los niveles

de glucosa, sin embargo, ambos padecimientos se pueden tratar de manera independiente.

  • Hipertensión: las personas que padecen este problema en el control de la tensión arterial, muestran clara tendencia a desarrollar problemas dentro de la sexualidad, lo más indicado para prevenir el desarrollo de la impotencia es seguir letra por letra las indicaciones farmacológicas, realizar ejercicios contantemente, y mantener un chequeo preciso de la tensión.
  • Problemas cardiacos: Uno de los escenarios más complicados en cuando en general personas mayores o que nacieron con fallas en el corazón, ya que haber sufrido infartos o padecer una aterosclerosis la cual hace que el flujo de sangre no sea fluido en el pene.

Además, el hecho de haber sufrido un ataque posee connotaciones psicológicas, por lo cual la persona podría cohibirse de manera interna al tener miedo de una alteración durante el acto sexual.

  • Cirugías prostáticas: luego de una intervención quirúrgica tan delicada, un porcentaje de hombres se ven afectados por la disfunción eréctil, es necesario entender que el método utilizado para la cirugía es en parte el detonante del riesgo.

Disfunción Eréctil Causas

Enfermedades psicológicas

Los pensamientos son un arma tan poderosa que generan un gran impacto en nuestro cuerpo, incluso cambiando muchas de nuestras respuestas naturales, entre las enfermedades psicológicas tenemos:

  • Problemas psicológicos: Estudios recientes han comprobado que hasta un 20% de los casos de disfunción son originados por problemas psicológicos, tal como una vida traumática de represión religiosa, o encuentros sexuales que causaron algún trauma en la persona y por lo cual se intente suprimir el deseo sexual.
  • Depresión: Las relaciones sexuales van ligadas con la satisfacción y el placer, cuando las personas se encuentran en un estado depresivo suelen mantener una autoestima muy baja y una prohibición interna de que no son merecedores de nada, por lo cual en algunos casos genera un impacto negativo en la actividad sexual.
  • Trastornos: existen diferentes trastornos comunes que pueden impedir la erección, tener un alto nivel de ansiedad o estrés es uno de los trastornos más comunes y con mayor influencia pueden tener sobre la mente, al cuerpo sentirse agotado para funcionar correctamente.

Otros

El consumo excesivo de alcohol y de tabaco son unas de las causas más reiteradas en pacientes mayores que presentan impotencia, dado que alterar la producción hormonal de la persona, lo mismo puede suceder con fármacos cuyos efectos secundarios podrían tener incidencias negativas en el cuerpo.

¿Qué métodos existen para combatir la disfunción eréctil?

Existen diferentes tipos de tratamientos para solucionar la disfunción eréctil, aunque la principal recomendación es ir al médico y que se consulte a especialistas en el tema, para que identifique cual es la causa del problema y se pongan en práctica la opción más viable.

Entre los métodos más comunes tenemos:

Píldoras

Los medicamentos de consumo oral  pueden combatir la disfunción, su función consiste en relajar los músculos de la zona baja, mientras que se evidencia un aumento de flujo en la sangre. Es uno e los métodos más seguros y aprobados por la comunidad médica por sus buenos resultados.

Inyecciones

En aquellos casos donde las píldoras no generan el efecto deseado, el doctor suele acudir a  transmitir directamente las hormonas por medio de una inyección en la uretra, aunque al principio parece algo difícil es posible que el paciente logre hacerlo por su propia cuenta.

Supositorio

Con un porcentaje de efectividad más bajo que las inyecciones, estos supositorios se insertan con mucho cuidado en la misma área de la uretra, es importante mantener un control de este antes de realizar cualquier actividad sexual.

Bombeos

Uno de los métodos pocos ortodoxos pero que en general suele ser efectivo, consiste en bombear al pene para que existe una elevación en el flujo sanguíneo y así poder llegar rápidamente a la erección.

Implantes

Cuando los métodos anteriores no funcionan o la situación del paciente es muy grave se suele utilizar implantes en el pene para poder generar la erección, existen implantes que se colocan en el pene y se llenan a través de bombas hidráulicas.

Por otro lado están los denominados maleables, los cuales se insertan en el pene y se manejan de forma autónoma y manual.

Tratamiento para la Disfunción Eréctil

¿Cómo prevenir la disfunción eréctil?

Aunque la impotencia tiene diferentes causas, existen ciertas precauciones que se pueden tener diariamente para disminuir la probabildidad de sufrir la disfunción y es que ante todo la mejor recomendación es siempre mantener una vida saludable.

Algunas sugerencias para prevenir son:

  • No fumar: fumar produce problemas de circulación en la sangre, dado que afecta las células musculares las cuales no pueden dilatarse por culpa de los componentes del tabaco, está práctica es un potenciador para la enfermedad.
  • Controlar el consumo de alcohol: con riesgos más altos que los ocasionados por el tabaco, el consumo de alcohol genera una discrepancia entre los niveles de excitación y la rigidez en la erección del pene, en ámbitos más graves puede causar una disfunción eréctil irreversible.
  • Ejercitarse: mantener una rutina de ejercicios es de por sí muy beneficioso, pero este ayuda a prevenir enfermedades como el sedentarismo y la diabetes, además de la obesidad, estas enfermedades son las que tiene mayor relación con la
  • Visitar al psicólogo: en casos de tener muchos problemas como ansiedad, estrés y sentir cierto grado de desánimo y tristezas fuera de los estándares normales, visitar periódicamente al psicólogo, para así evitar el posible desarrollo de trastornos que repercutan en la vida sexual.
  • Dormir: cumplir un horario de sueño que te permite reponer las energías para enfrentar un nuevo día, ayuda al cuerpo a relajarse y mantenerse funcional, además de que evita el desarrollo de enfermedades originadas por el cansancio.
  • Nunca auto-medicarse: Uno de los errores más comunes es intentar solucionar el problema sin asesoría, por lo que se compran medicamentos que podrían volver más grave la impotencia, además de tener otros efectos secundarios al ligarse con otro tratamiento si se sufre de alguna otra enfermedad.