Esta es un tipo de enfermedad cancerosa que se caracteriza por la proliferación descontrolada y en grandes cantidades de los glóbulos blancos en la sangre  generados por la médula ósea. Esta situación irregular tiene lugar cuando algunas células aumentan su presencia cancerosa y se infiltran la médula. Este fenómeno debilita el sistema inmunitario ya que los glóbulos no tienen tiempo de llegar a la madurez.

Esta enfermedad también conocida como cáncer de la sangre conlleva a pensar en lo peor, sin embargo, actualmente la leucemia ha sido atacada mediante varios avances de la medicina, y existen opciones de tratamiento que actualmente están siendo ofrecidas a los pacientes.

Hay varios criterios para clasificar los tipos de leucemias. Basado en su historia natural se encuentran dos tipos:

  • De Novo: la enfermedad se produce sin la existencia de un proceso previo.
  • Secundarias: la enfermedad se da producto de alguna afección previa que tiene como resultada la mutación en leucemia, como por ejemplo, otras enfermedades en la sangre.

El otro tipo de clasificación de los tipos de leucemias responde a la raíz del problema; es decir, el tipo de célula de la sangre donde tiene lugar la transformación cancerosa, en conjunto con la rapidez evolutiva de la enfermedad.

Se llaman linfoblásticas cuando tiene lugar la afección de los linfocitos y mieloblásticas a la célula encargada de proporcionar el mieloide. Las leucemias más fuertes avanzan  mucho más rápido, deteriorando la salud del paciente en muy poco tiempo, mientras que la leucemia crónica es un poco menos agresiva.

De acuerdo a esto se puede clasificar en 4 tipos de leucemias:

Leucemia linfática aguda:

Esta enfermedad se desarrolla cuando, en vez de convertirse en linfocitos, las células se vuelven cancerosas atacando, y dañando a las demás células normales de la médula ósea. Estas células son propagadas a diferentes órganos como hígado, bazo, cerebro, riñones, y ganglios linfáticos causando enfermedades propias de cada uno como insuficiencia renal, problemas hepáticos, déficit anémico, meningitis, etc.

Leucemia linfática crónica:

Los linfocitos cancerosos aumentan y se empiezan a propagar por los órganos hasta finalmente invadir la médula ósea. Esta enfermedad progresa lentamente y las personas más propensas a sufrirla son los mayores de 60 años.

Entre síntomas de la leucemia linfática crónica se incluyen inflamación de los ganglios linfáticos y exceso cansancio. Para detectar este tipo de leucemia se deben realizar pruebas para examinar la sangre, la médula ósea y los ganglios linfáticos que son los involucrados directamente con la leucemia. La probabilidad de recuperación  y los tratamientos que  deben aplicarse varían de acuerdo a diferentes factores al igual que en los otros tipos de leucemias.

Leucemia mieloide aguda:

La leucemia mieloide aguda e trata de la conversión de los mielocitos, que son células que deberían transformarse en granulocitos, enelementos cancerosos que se encargan de suplantar a las células sanasque forma parte de la médula ósea. Como en todos los casos de leucemia, las células se propagan afectando diferentes órganos donde siguen aumentado su proporción y tamaño, causando diversas afecciones.

Leucemia mieloide crónica:

La leucemia mieloide crónica al igual que la aguda es generada por la transformación de los granulocitos en células cancerosas y deriva en sintomatología que va desde pérdida de apetito y peso, hasta hemorragias y recrecimiento de los ganglios linfáticos.